Negocios & Política
Compartí

Un reclamo de 20 días | Ganaron los gremios aceiteros y se levanta el paro más extenso del 2020

Los empresarios querían ganar la discusión y que sea un ejemplo que aplaque los reclamos en 2021 pero el resultado fue el contrario. Enojo de parte del sector privado y un salario mínimo de 90.000 pesos para los aceiteros.

por Redacción N&P

30 Diciembre de 2020

Puertos. Tres gremios paralizaron a todo el complejo agroexportador.
Puertos. Tres gremios paralizaron a todo el complejo agroexportador. — Foto: Télam.

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) anunció que, tras veinte días de paro, se alcanzó un acuerdo con los sindicatos aceiteros en la reunión realizada en el Ministerio de Trabajo de la Nación, para el levantamiento de las medidas de fuerza que paralizó terminales portuarias y el complejo agroindustrial.

"Se privilegió la paz social como objetivo empresarial, en virtud de las consecuencias económicas para la industria" señalaron las empresas que, sin embargo, volvieron a insistir en que el paro como tal es una acción ilegal. "La Argentina pasó a ser un proveedor poco confiable a nivel internacional. Adicionalmente, la metodología aplicada de la toma de plantas en algunas zonas portuarias resultó una acción ilegal y peligrosa".

El acuerdo alcanzado consiste en un 35% de aumento salarial en 2020, un Bono anual igual al salario del 2020 que incluye el aumento del 35% sobre el 2019, un Bono pandemia excepcional de $ 90.000 en 9 cuotas para los que trabajaron durante la Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), un ajuste salarial para 2021 de 25% en dos tramos y revisión salarial en agosto con aplicación del índice de precios al consumidor para culminar 2021.

Estos números muestran que unos de los gremios más chicos del país obtuvo lo que venía reclamando tras veinte días de medidas de fuerza que paralizaron la operatoria de todos los puertos cerealeros del país y dejaron esperando más de 170 buques en el Río de la Plata.

Pero no solo eso, el conflicto había quedado por debajo del radar de los grandes medios de comunicación a pesar de que estaba comprometida la operatoria de las grandes cerealeras del mundo. La decisión era la de no darle visibilidad porque el sector privado apostaba a torcerle el brazo a los trabajadores y establecer un ejemplo de cara a las negociaciones del 2021.

Sin embargo, el paro que iba a ser aleccionador para el movimiento obrero en la previa a las grandes negociaciones del año que viene terminó siendo un boomerang para las grandes patronales. "Ahora vieron como gremios chicos, que juntaron 20.000 personas entre tres lograron paralizar y ganarle a Cargill, Bunge, ADM, Dreyfus, Glencore, Cofco, Molinos y Aceitera General Deheza, todas empresas de tamaño mundial que no discutían sueldos sino que discutían poder. Imaginate cómo se planta Camioneros, Smata, UOM, UOCRA, después de esto", explicaba un empresario bastante molesto por cómo se había manejado el tema.

CIARA instó a que "el esfuerzo económico conduzca al trabajo mancomunado y sin conflictos que desemboquen en una merma importante de competitividad con penalizaciones por incumplimientos y pérdida de mercados, así como exportaciones con menor agregado nacional. Cada punto de participación cedido a los países competidores exportadores, significa un impacto negativo en toda la economía argentina, con mayores restricciones para los sectores más necesitados en un contexto de recesión".