Negocios & Política
Compartí

Casi al filo cruzó el default | Reestructuración de deuda: la Casa Rosada mira de reojo el éxito cordobés

El gobierno de Córdoba anunció la prórroga de su reestructuración de deuda por dos años. Desde la Nación no se convencen del éxito de la gestión de Schiaretti.

13 Enero de 2021

Deuda. El cordobés Juan Schiaretti sobre el filo renegocio con los bonistas.
Deuda. El cordobés Juan Schiaretti sobre el filo renegocio con los bonistas. — Foto: archivo N&P

El oscuro panorama que tenía en el horizonte la provincia de Córdoba se aclaró este martes luego de que el gobierno de Juan Schiaretti concluyera exitosamente las negociaciones por la reestructuración de sus títulos públicos bajo jurisdicción internacional por 1.669,4 millones de dólares, evitando así entrar en el tan temido default.

El acuerdo alcanzado con los bonistas incluyó una reducción de un punto en la tasa de interés, que pasa del 7,23 % al 6,08 promedio, lo que representa un ahorro de 200 millones de dólares en los próximos ocho años, al tiempo que posterga el primer vencimiento para 2023 y el último para 2029, lo que se traducirá en un ahorro temporario de 700 millones de dólares.

Lo logrado por Córdoba se suma a los entendimientos alcanzados anteriormente por Mendoza, Chubut, Neuquén y Río Negro, a tasas de entre el 11 y el 14 %. En tanto que otro grupo de provincias mantienen aún sin definiciones los procesos abiertos de canje de deuda en moneda extranjera. Se trata de Entre Ríos, La Rioja, Salta, Jujuy, Tierra del Fuego y Buenos Aires, cuyos delegados analizaron junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, el estado de las negociaciones.

En ese aspecto, desde el palacio de Hacienda no están convencidos de lo favorable del acuerdo cordobés, dado que la tasa descendió sólo de 7,23% de los contratos originales al 6,08%, sin extender los plazos demasiado, en una puja que tiene tintes políticos y que sostienen, exceden las cuestiones técnicas. 

Según trascendió de ese encuentro, el pedido de la Casa Rosada fue claro: no apurar tratos y buscar acuerdos sostenibles

Por otra parte, mediante un comunicado emitido a la Bolsa de Buenos Aires, desde la gestión Schiaretti advirtieron que "la provincia y los miembros del Grupo de Tenedores Ad Hoc recientemente concluyeron negociaciones de buena fe que la provincia entiende que permitirán que los miembros del grupo apoyen los términos revisados de las solicitudes de consentimiento"

La provincia estima que una vez tenidos en cuenta los consentimientos ya recibidos ayer a la medianoche y compromisos anteriores con los inversores, "obtendrá los consentimientos exigidos para completar la reestructuración de cada serie de títulos de deuda admisibles", cerró.

Larga negociación

Córdoba había anunciado en agosto pasado el inicio de conversaciones con acreedores privados con vistas a reestructurar esos tres títulos y mejorar así el perfil de vencimientos de su deuda. El 4 de enero pasado había anunciado una mejora de los términos y condiciones de su propuesta que contaba con el apoyo de Schroder Investment Management North America Inc.  

Mediante las redes sociales, el gobernador Schiaretti resaltó "Córdoba acaba de reestructurar su deuda externa de títulos con jurisdicción extranjera de manera exitosa y sin entrar en default. Somos la primera provincia argentina que consigue reestructurar su deuda sin entrar en cesación de pago"

Subrayó que se mejoró el perfil de vencimientos porque en los próximos cuatro años la provincia deja de erogar 700 millones de dólares que tenía por las condiciones originales de los contratos en concepto de capital e interés.  

Y que la provincia ha bajado la tasa de interés a un promedio de 6,08 % respecto a los contratos originales de 7,23 %, lo cual significa un ahorro hasta el 2029 de 200 millones de dólares. 

Muchas otras provincias argentinas han iniciado procesos de reestructuración de deuda el año pasado, en tanto que el propio país concretó en septiembre pasado canjes de deuda de bonos de ley extranjera y de ley local en manos de acreedores privados. 

Pero aún el país enfrenta problemas macroeconómicos que entorpecen las negociaciones provinciales mientras la nación busca un acuerdo para refinanciar su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).