Negocios & Política

Post-Brexit | Las principales claves del acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea

Después de 47 años, la relación entre el Reino Unido y los países que integran la Unión Europea será otra. Las nuevas reglas del juego se encuentran en unas 2.000 páginas. Un pacto de libre comercio que Argentina debería observar y copiar.

26 Diciembre de 2020

Ahora la relación entre el Reino Unido y los países que integran la Unión Europe
Ahora la relación entre el Reino Unido y los países que integran la Unión Europe — Foto: Télam.

Las diferentes publicaciones internacionales coinciden en calificar como “histórico” al acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido. El Brexit abrió paso a nuevas bases en las relaciones internacionales del viejo continente en un mundo acelerado por una sorpresiva pandemia que se ha cobrado, hasta el momento, más de un millón y medio de vidas.

El acuerdo alcanzado "in extremis" entrará en vigencia a partir del 1 de enero de 2021. Allí se establece pautas que van desde el intercambio comercial de bienes y servicios hasta medidas antimonopolio y transparencia fiscal, desde cuestiones en materia de transporte hasta energía y sustentabilidad. Unas 2.000 páginas que fija las bases de una asociación económica y social.

Acá algunas de las claves del histórico acuerdo:

  • Ahora los productos y servicios de Reino Unido estarán regulados por el marco general de la Organización Mundial del Comercio (OMS), que de media aplica un arancel del 3 % pero que en la automoción se eleva al 10 % y en algunos productos frescos supera el 30 %. El acuerdo prevé el libre intercambio y sin volumen máximo de cada producto, aunque el resultado implica más restricciones.
  • Habrá estándares en aspectos como las reglas de competencia que deberán seguir las empresas británicas para garantizar que no reciben ayudas estatales que minen la competitividad de las firmas radicadas en la UE.
  • Bruselas podrá imponer sanciones en forma de aranceles a Londres si rebaja sus estándares en ámbitos como el medioambiente. Ambas partes se han comprometido a garantizar unas condiciones de competencia equitativas y sólidas manteniendo unos niveles elevados de protección en ámbitos como la protección del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la fijación de los precios del carbono.
  • Hay pautas en materia de derechos sociales y laborales, la transparencia fiscal y la ayuda estatal, con una aplicación efectiva a nivel nacional, un mecanismo vinculante de solución de controversias y la posibilidad de que ambas partes adopten medidas correctivas.
  • Energía es otro de los temas fundamentales. El acuerdo proporciona un nuevo modelo para el comercio y la interconectividad, incluyendo normas de seguridad para la producción de energía renovable.
  • Para dar la máxima seguridad jurídica a las empresas, los consumidores y los ciudadanos, un capítulo dedicado a la gobernanza proporciona claridad sobre la forma en que se operará y controlará el acuerdo. En ese sentido se establece un Consejo de Asociación Conjunta, que se asegurará de que el Acuerdo se aplique e interprete correctamente.
  • Los mecanismos vinculantes de aplicación y solución de controversias garantizarán el respeto de los derechos de las empresas, los consumidores y los individuos. Esto significa que las empresas de la UE y el Reino Unido compiten en igualdad de condiciones y evitarán que cualquiera de las partes utilice su autonomía normativa para conceder subvenciones injustas o distorsionar la competencia.
  • El acuerdo logrado entre la UE y el Reino Unido incluye nuevas disposiciones para asegurar una gestión sostenible de las reservas pesqueras compartidas.
  • El acuerdo prevé una conectividad continua y sostenible por aire, carretera, ferrocarril y mar, aunque el acceso al mercado está por debajo de lo que ofrece el Mercado Único.
  • Incluye disposiciones para garantizar que la competencia entre los operadores de la UE y del Reino Unido se lleve a cabo en igualdad de condiciones en materia de derechos de los pasajeros, los derechos de los trabajadores y la seguridad del transporte.
  • Los servicios financieros londinenses quedarán sujetos a las decisiones que uno u otro bloque tomen sobre cada compañía en función de las normas de los reguladores de mercado del otro lado.
  • Se garantizarán los derechos de los ciudadanos británicos que residen en la UE y viceversa, incluyendo la seguridad social. Esto concierne a los ciudadanos de la UE que trabajan, viajan o se trasladan al Reino Unido y a los nacionales del Reino Unido que trabajan, viajan o se trasladan a la UE.
  • Los visitantes británicos que quieran acceder a la UE por motivos turísticos o laborales temporales necesitarán a partir de enero un pasaporte válido, no siendo posible usar únicamente el documento nacional de identidad como ahora, y deberán solicitar un visado para estancias superiores a 90 días, sometiéndose a controles fronterizos adicionales.