Negocios & Política

Informe del MAV | Financiarse en la Bolsa: una práctica que creció un 60% entre empresas

Los cheques electrónicos (Echeqs) fueron la principal herramienta de financiamiento de las pymes en el mercado de capitales. El resto de instrumentos operados este año tuvieron volúmenes mucho más escuetos.

por Redacción N&P

06 Enero de 2021

El Mercado Argentino de Valores (MAV) acumuló un volumen total de $168.250 millones en instrumentos operados por empresas para obtener financiamiento en 2020, un 59% más respecto del año anterior, mientras que el volumen en dólares alcanzó los US$ 2.395 millones, un incremento del 8% en relación con 2019.

Desglosado por instrumentos, los cheques de pago diferido (CPD) cerraron el año con un total de $160.476 millones, un crecimiento del 66% respecto a 2019 que se explica, en gran medida, por la digitalización de los cheques electrónicos (Echeqs) que fueron la principal herramienta de financiamiento de las pymes en el mercado de capitales, según un informe del MAV.

Desde marzo -mes en el que se operativizaron los Echeqs- se negociaron cheques electrónicos por más de $60.000 millones en 65.894 instrumentos operados.

“Teníamos por delante un producto que debíamos difundir, desarrollar operativamente y demostrar por qué es una gran herramienta, pero se dio que creció exponencialmente. Hoy el 72% de las operaciones de negociación de cheques está basada en el Echeq”, señaló el presidente del MAV, Alberto Curado, en un comunicado.

Por su parte, el CEO del MAV, Fernando Luciani, destacó el trabajo coordinado junto a la Caja de Valores y el Banco Central para que "el Echeq tenga un fuerte impacto como herramienta para el desarrollo de las empresas".

“Cualquier política macroeconómica que se tome no puede dejar de contemplar a las pymes como actor central de la economía argentina. Son sin duda la red de contención del empleo en periodos de crisis y las difusoras de desarrollo con equidad social en periodos de crecimiento", aseguró Luciani.

El resto de instrumentos operados este año tuvieron volúmenes mucho más escuetos que el CPD, como los Pagarés que alcanzaron los $5.739 millones en 2020, mientras que las Facturas de Crédito Electrónicas cerraron el año con una marca de $2.271 millones, lo que implicó un crecimiento de 164% respecto a 2019.