Negocios & Política
Compartí

En el Senado se desató una guerra de trincheras virtuales

El oficialismo en el Senado acusa a Juntos por el Cambio de pretender "paralizar" al cuerpo y de salir a buscar en los juzgados "lo que no lograron conseguir en las urnas". Desde el interbloque opositor dicen que Cristina Fernández de Kirchner “se enamoró del enorme poder que le dan las sesiones remotas”.

22 Septiembre de 2020

Semana caliente en el Congreso.
Semana caliente en el Congreso. — (Télam)

Con el Twitter al rojo vivo

El debate por la coparticipación porteña se volvió una guerra de trincheras virtuales en el Congreso. La amenaza de la oposición de "paralizar" las sesiones remotas del Senado ocasionó el contundente repudio del Frente de Todos.

A través de un comunicado difundido hoy a través de las redes sociales, el bloque oficialista en el senado acusó a la bancada de Juntos por el Cambio "negarse a debatir" y de salir a buscar en los juzgados "lo que no lograron conseguir en las urnas". La vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, fue una de las primeras en disparar el documento en Twitter.

"'Judicializan la política porque no aceptan las reglas del juego democrático'. Excelente definición de lo que está pasando en el Parlamento argentino. Quieren paralizarlo”, lanzó la presidenta del Senado al replicar el comunicado. 

Después de "repudiar el accionar que los caracteriza como oposición", en el comunicado se lee: "no comprenden el momento que vive el mundo ni la responsabilidad que tenemos como legisladores y legisladoras y se niegan a trabajar para dar solución a los problemas resultantes de 4 años de su fracasada gestión de gobierno".

Según el oficialismo "judicializar la política es no aceptar las reglas del juego democrático". Sucede que el bloque de Juntos por el Cambio presentó un recurso ante el fuero contencioso administrativo para pedir que se declare la "inconstitucionalidad y nulidad absoluta e insanable" del decreto parlamentario 14/20 por el que se prorrogaron las sesiones en modalidad remota.

Según el bloque oficialista, conducido por el senador José Mayans, "el Congreso comenzó a debatir el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo para corregir la injusticia que (el ex presidente Mauricio) Macri cometió con todos los argentinos y las argentinas al otorgarle a la Ciudad de Buenos Aires, mediante un decreto, fondos millonarios que no le corresponden".

"Este debate -agregaron- se dará en el ámbito del Parlamento, donde se encuentran representados los intereses de todas las provincias y del Pueblo argentino". En esa dirección, los senadores consideraron que, en lugar de "dar un debate de cara a la sociedad", la oposición contrapone "excusas para no acompañar leyes que favorecen a las mayorías, como lo hicieron con la Ley de Alquileres, la de Teletrabajo, la ley de Pesca".

"Ahora se niegan a debatir el proyecto de Ley que revisa el Convenio de transferencia progresiva de facultades y funciones de seguridad en todas las materias no federales ejercidas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", indicaron.

Para los senadores, el protocolo de sesiones remotas que "el macrismo objeta, pero que antes validó, es el que le permitió al Senado mantenerse en funcionamiento durante la pandemia".

Los argumentos de la oposición

La oposición argumenta que la aprobación de ese decreto en la última sesión por mayoría simple es ilegítima porque "implicó una reforma al Reglamento del Senado" y, como tal, requiere de una mayoría de dos tercios, es decir un acuerdo con la bancada opositora.

A diferencia de los decretos anteriores, el que se votó en la última sesión no contó ni con la presencia de la oposición, ya que abandonaron el recinto. Ahora, con la presentación judicial de por medio, el interbloque que encabezan Luis Naidenoff (UCR) y Humberto Schiavoni (PRO) desconocerán todo lo actuado por el Senado en el plazo que abarque el nuevo protocolo.

"Evidentemente la Sra. Presidente del cuerpo se enamoró del enorme poder que le dan las sesiones remotas", sostuvo la bancada opositora en uno de los tramos más duros de la presentación judicial, donde además denunciaron "abusos, arbitrariedades y violaciones" bajo la nueva modalidad.

Juntos por el Cambio también señaló que "el sistema informático que se ha adoptado, concentra su administración en áreas operativas que dependen exclusivamente de la Presidencia del Senado, sin ningún tipo de auditoría informática por parte de los bloques opositores".

(FOZ)