Negocios & Política

Municipios | Julio Zamora: "En el gobierno de Alberto Fernández hay un Estado presente"

Julio Zamora dialogó en exclusiva con Negocios&Política y abordó varios temas relevantes: el accionar del Municipio de Tigre durante estos largos siete meses de cuarentena, la gestión de Alberto Fernández y Axel Kicillof en sus primeros meses de gobierno, la quita de una parte de la Coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires, el polémico “impuesto a la riqueza”, el 'boom' de los alquileres en el Delta y sus expectativas políticas para los próximos años.

07 Octubre de 2020

Julio Zamora, intendente de Tigre hasta 2023
Julio Zamora, intendente de Tigre hasta 2023 — Archivo.

A pesar de que la llegada del Coronavirus a la Argentina sorprendió a todos, Julio Zamora, intendente de Tigre, afirmó que pudieron llevar adelante en su municipio las acciones y tareas necesarias para que la situación no se desmadre. “Tuvimos una política muy activa de cuidado, que era lo que más se valoraba por el mes de marzo y abril”, sostuvo. Además, a nivel nacional elogió la gestión de Alberto Fernández, definiendo su gobierno como el de un Estado presente que apoya y asiste a los sectores más necesitados de la sociedad a través del IFE, los ATP en las empresas y la Tarjeta Alimentar, que “permitió llevar el pan a la mesa de varios argentinos”. 

También, opinó que más allá de las rispideces que pudieron surgir entre Nación y Ciudad, hay una actitud de diálogo que ya se notó al comienzo de la pandemia. En este sentido, señaló que la decisión del presidente de quitarle parte de la Coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires para redistribuirla a la Provincia hay que analizarla en "el contexto excepcional en el que se tomó esta medida", aunque dejó en claro que el decreto que lanzó el actual presidente es el mismo que había sacado Mauricio Macri un año atrás.

Además, dio su mirada sobre el “Impuesto a la Riqueza” que se está discutiendo en el Parlamento nacional y que puede afectar a muchos de los ciudadanos de su Municipio, habló sobre  el “boom” de los alquileres en la zona del Delta para el verano y cómo se ve en dentro de la política en algunos años.

- ¿Cómo se acomodaron en el Municipio a lo largo de estos 7 meses que llevamos de cuarentena, siendo una pandemia que más allá de lo nacional y lo provincial, habrá generado también situaciones particulares en las comunas?

- Sí, por supuesto. A partir de marzo, cuando comenzó todo esto, empezamos a ver que la situación económica, que ya venía mal desde año pasado, se complicó aún más. Entonces, lo que tuvimos que hacer fue elaborar y anticiparnos a algunos temas. Nosotros fuimos uno de los primeros municipios que exigió el uso del tapabocas, hicimos móviles en los barrios haciendo hincapié en la necesidad del distanciamiento. Es decir, tuvimos una política muy activa de cuidado, que era lo que más se valoraba en ese momento. En función de eso readecuamos un centro sanitario que tenemos para la atención del Covid-19, hicimos el centro de aislamiento, trabajamos mucho en el hospital de Pacheco que estaba con muchas falencias, arreglamos los techos y muchas habitaciones que estaban destruidas; para prepararnos para lo que se venía. Después, desde el punto de vista económico, el mes de abril fue muy complicado. Tuvimos una baja en la recaudación de más del 40%. Entonces, necesitamos amoldarnos y adecuarnos económicamente para dar los servicios básicos: declaramos la Emergencia Económica y pusimos como prioridad los servicios de recolección de residuos, mantenimientos de espacios verdes, salud, seguridad y asistencia social. La ayuda a los sectores más vulnerables. Dentro de lo que es la Región Sanitaria V, que es a la que pertenecemos, tenemos índices tanto de contagios como de fallecidos que son “aceptables”. Son uno de los más bajos de la región.

- ¿Por qué pudo haber ocurrido un resquebrajamiento en la relación entre el oficialismo y la oposición?

Bueno, el tiempo produce un desgaste en los gobiernos y mismo en la gente, que tuvo que acatar la disposición del aislamiento. El paso del tiempo fue provocando esto y también diferentes posicionamientos en los distintos espacios políticos. El de Alberto Fernández con una tarea de más cuidado si se quiere y la Ciudad de Buenos Aires, que quizás fue el que primero sintió el impacto del Covid-19, a partir de un amesetamiento de sus contagios empezó a tener una actitud de más apertura. Creo que, independientemente de las discusiones que se dieron, hay una actitud de diálogo, de encarar los temas en común. Eso no quita que, en algunas cuestiones, en función de la situación epidemiológica la Ciudad tome alguna actitud y la Provincia de Buenos Aires, en función de su evolución y su sistema sanitario, también tenga que adoptar otras posiciones. Lo importante de eso fue que el sistema no colapsó, que es algo que se valorará con el paso del tiempo. Evitamos que los pacientes fallezcan fuera del hospital, a pesar de que tuvimos momentos de mucho estrés. Tuvimos momentos preocupantes, pero no nos pasó esto de ningún fallecimiento fuera de la atención médica que se brinda.

- ¿A qué responde este boom de alquileres de propiedades para la temporada de verano, donde uno supone que habrá restricciones para viajar a las provincias e incluso al exterior? Ahí aparece Tigre como una alternativa para captar esa a esos miles de turistas. ¿Cómo se preparan para esto y cuál es el impacto real de este fenómeno? 

- Sí, lo estamos sintiendo en función de los alquileres que se están dando, tantoen las zonas del Delta (en las cabañas de la zona) como en el sector continental, en la Ciudad de Tigre. Tigre fue declarado en el año 78 como la capital del microturismo, lo que hoy se conoce como turismo de cercanía. Cualquier persona que viene a la Ciudad de Buenos Aires se hace una escapada por acá. Es un turismo de un día o dos días. Nosotros nos estamos preparando con protocolos que están siendo charlados con todos los comerciantes de los Puertos de Frutos, emprendedores turísticos, con los que hacen transporte fluvial, los restaurantes, la zona céntrica de Tigre y los distintos barrios como Villa La Ñata o Don Torcuato. Estamos con mucha expectativa, creemos que es una oportunidad dentro del contexto de pandemia de poder mostrar que Tigre es una ciudad abierta y que es segura, en todo aspecto.

- ¿Cómo ve el gobierno de Alberto Fernández, con una herencia que quizás le pudo complicar el comienzo de su mandato y con la pandemia que prácticamente le ha impedido llevar a cabo los planes que tenía previsto?

Creo que el gobierno de Alberto Fernández, aún en esta etapa crítica, dentro de una pandemia que afectó a nivel global a los distintos países, es un gobierno de un Estado presente. Creo que las distintas medidas que se han tomado durante todo este tiempo tienen que ver con un Estado que estuvo al lado de los trabajadores, que estuvo al lado de los monotributistas que no pudieron ejercer su profesión, asistió a través del IFE y de los ATP en distintas empresas. Es un Estado que ayuda a las Pymes, que también con la Tarjeta Alimentar llevó el pan a la mesa de muchos argentinos; más otras medidas que se han tomado que marcan el apoyo a los sectores más vulnerables. Por supuesto que estamos en un contexto recesivo, con un nivel de pobreza realmente preocupante, pero el gran interrogante que nos tenemos que hacer es qué hubiera pasado si no se hubiesen tomado las medidas que se tomaron de asistencia y ayuda a los sectores más vulnerables. Creo que los niveles de pobreza serían mucho mayores. Obviamente, no nos conformamos con esto, pero pienso que estas primeras medidas van en el mismo sentido que las que anunció Alberto Fernández cuando asumió como presidente: privilegiando el trabajo y la producción, el empleo como el elemento regulador de nuestra sociedad. Yo tengo esperanza, quiero apoyar a este gobierno y tengo confianza en que este presidente nos va a llevar adelante.

- ¿Cómo ve la gestión de Axel Kicillof en la Provincia de Buenos Aires?

El gobierno del Frente de Todos, independientemente de que esté formado por distintos espacios y que hay miradas diferentes sobre algunos temas, en términos generales ha tenido la misma hoja de ruta. De la misma manera que a nivel nacional hubo una política de apoyo a Pymes y trabajadores, desde el gobierno provincial, con menores herramientas, hubo asistencia. Nosotros los municipios recibimos asistencia, hubo una política vinculada a la educación que fue muy fuerte, con una duplicación del apoyo alimentario a las escuelas. Vuelvo a repetir: el Estado presente es una de las características del gobierno del Frente de Todos.

- ¿Qué opina de la disputa que se ha dado luego de la decisión del presidente de recortar la Coparticipación que le cedía el Estado nacional a la Ciudad para redistribuirla entre el resto de las provincias? 

Primero, creo que los que tenemos que analizar es el contexto excepcional en el que se adoptó esta decisión, con una policía de la provincia de Buenos Aires haciendo una medida de fuerza, con actitudes realmente complejas; la movilización a la quinta de Olivos, la movilización a la casa del gobernador. En ese contexto, la decisión de Alberto Fernández fue reparar una situación injusta que se sigue dando con la provincia de Buenos Aires vinculada a la Coparticipación. A ver, fue un decreto del presidente que tiene las mismas características que el que había firmado Mauricio Macri en la gestión anterior, donde también fue muy cuestionado por varios gobernadores.

- ¿Dónde ve a Julio Zamora en el 2021?

Voy a estar acompañando al presidente de la Nación y a Axel, planteando la representación en Tigre del Frente de Todos. Creo que hemos hecho un gran trabajo de acompañamiento hasta aquí y nos ganamos un espacio.

- ¿Y se ve en 2023 participando desde otro lugar para sumar a este proyecto político? 

Plantear un escenario a tres años realmente no lo tengo en mi mente. Ahora quiero hacer lo mejor posible mi tarea, que es ser el intendente de Tigre, estar al lado de mis vecinos, tener la sensibilidad para captar todos los problemas que se van dando en mi comunidad. Después, el destino y el proyecto son los que te ponen en el lugar. Muchas veces uno quiere una cosa, pero sucede otra.

- Me imagino que muchos de los habitantes de Tigre incluso se pueden ver afectados por el llamado “impuesto a la riqueza” que hoy discute el Parlamento. ¿Cuál es su visión al respecto?

A ver, si los Estados no generan herramientas para nivelar las desigualdades que ha producido la globalización, vamos a un enfrentamiento que difícilmente la política lo pueda manejar. Creo que esta medida tiene la finalidad de redistribuir una riqueza que cada vez se concentra en menos manos. Hoy tenemos empresas globales que tienen más presupuestos que algunos de los países de la región, y eso realmente es muy injusto. La pandemia ha puesto sobre la superficie las grandes desigualdades que tenemos en nuestra sociedad, no solo en la Argentina sino a nivel global, y creo que las propias sociedades a través de los partidos políticos tienen que crear herramientas para nivelar esas injusticias. Y eso se hace por vía de impuestos, que eviten acciones de violencia. A través de leyes que vote el Parlamento, que se consensuen de la mejor manera posible y que se voten.

- Sobre la toma de tierras ¿tienen ustedes esta problemática? ¿Hay un fenómeno que también se reproduce  dentro de Tigre?

- Sí, el día que se levantó el conflicto policial tuvimos un intento de toma en la localidad de Don Torcuato y pudimos evitarlo. Pero sí, estas cuestiones se dan en el ámbito de todo el AMBA.

- ¿Y cuál cree que es la salida a esta problemática?

- Bueno, hay una ley de hábitat que crea mecanismos para la distribución de la tierra y de vivienda. Creo que hay una intención del gobierno de la provincia de seguir el camino del otorgamiento de lotes con servicios, brindar alguna ayuda mediante créditos para autoconstrucción de viviendas por parte de los vecinos. Hay distintas herramientas que se vienen elaborando desde la provincia de Buenos Aires para brindar salidas. También, hay muchos terrenos que son del Estado nacional que se podrían aprovechar. El tema es generar la infraestructura para que no se transformen en asentamientos: calles, cloacas, agua corriente. Darle al vecino la posibilidad de que pueda pagar esos terrenos y que pueda construir su casa es la salida que tenemos más efectiva. Quizás, hacer viviendas a gran escala no es algo que se pueda hacer tan rápido, sobre todo en el contexto económico en el que estamos, pero el otorgamiento de lotes con servicios puede ser una gran solución.

- Para cerrar... ¿A qué lugares de Tigre llevaría a un turista?

J.Z: Primero lo llevo a recorrer el Delta, que es único y maravilloso. Lo llevaría a nuestro Museo de Arte de Tigre, que fue restaurado por el ex intendente Ubieto y el edificio en sí mismo es una obra de arte, además de la cantidad de obras que tiene de distintos pintores argentinos. También al Puerto de Frutos, lo más emblemático que tiene el Municipio de Tigre. Es un lugar lindo, pintoresco, con muchas artesanías vinculadas a nuestra producción en el Delta.