Negocios & Política
Compartí

Pasos Perdidos: Martín Guzmán, un 9 goleador que no quiere ser líbero

Alberto Vitalio, periodista de suelas gastadas en pasillos, despachos y cafés, en dialogo con el informante. ¿Es verdad que Guzmán quiso renunciar? ¿Qué tuvo que ver la mediación del Papa Francisco? ¿La bronca del ministro es por el cepo, el presupuesto, o el rumbo de la política económica? ¿Es de los que cree que al gobierno le falta un Carlos Corach? ¿Hay un monje negro fotogénico? Primera entrega de Pasos Perdidos, la sección que todo el Círculo Rojo se desespera por leer... para verificar que no se los nombre.

21 Septiembre de 2020

Guzman, Cafiero y De Pedro
Guzman, Cafiero y De Pedro — archivo

- Alberto Vitalio: Dígame, informante, ¿es verdad que Guzmán presentó la renuncia y se la rechazaron?

- Informante: No es tan así. Dicen que se enojo mucho por el mal timing de la Jefatura de Gabinete por haber elegido dar a conocer el Súper Cepo el mismo día que se anuncia el Presupuesto. Pero de ahí a querer renunciar hay un largo trecho. Aparte el ministro es respetado en Rodríguez Peña 80 justamente por su templanza y prudencia.

- A.V.: ¿Y eso de que lo llamo al Papa Francisco y le dijo que estaba cansado? 

- I: Una exageración o un rumor malintencionado. El Santo Padre no tiene tiempo para peleas de estudiantina política. Es la cabeza de una iglesia con mas de 1500 millones de fieles. No está en el chiquitaje político. Pero eso no quiere decir que Martín Guzmán, el goleador de Olivos, no haya tomado nota de las decisiones que se toman en el salón "José Hernández" de la Casa Rosada. Aunque ahora sean por zoom.

- A.V: Pero entonces ¿la bronca es con una persona, con un equipo o con una decisión? 

- I: El malestar es con una persona. Bah, con dos, pero una defiende el peso y la otra es una persona de peso en la toma de decisiones. Estar el lado del presidente, a unos metros digamos, siempre tiene sus ventajas.

- A.V: ¿Usted es de los que repite, como muchos, que al gobierno le hace falta un Corach, un político vocero, no un vocero político?

- I: Si claro, pero eso hay muchos que lo creen . Incluso algunos que están muy cerca y lo conocen a Alberto desde que era un estudiante de abogacía en la UBA. Muchos afirman que si las decisiones de los privados se toman en oficinas de Callao y Corrientes, entonces se necesita mas Corrientes y menos Callao. Porque la intersección parece que dilata la toma de decisiones. Algo que a Guzmán no le gusta.

- A.V: ¿No estará celoso el ministro? Después de todo hay varios funcionarios que tienen éxito en lo político y también entre el publico femenino.

- I: No, para nada. Me parece que al ministro le molesta más que nada que si es el único 9 goleador de los últimos 10 meses (la renegociación de la deuda así lo indica) lo hagan jugar siempre de libero. Y se sabe: los líberos se lastiman mucho. Y suelen irse al banco voluntariamente.