Negocios & Política
Compartí

¿Una Etchevehere por la Reforma Agraria? | Proyecto Artigas: insólita alianza entre Grabois y la hermana de Luismi para combatir a la oligarquía terrateniente

Qué difícil se le puso a nuestro antropólogo de la política. ¿Cómo explicar esta extraña amalgama entre una hija dilecta de la Sociedad Rural y el desclasado que más incómoda al establishment argentino?

15 Octubre de 2020

Dolores Etchevehere se alió con Grabois para irritar a sus hermanos.
Dolores Etchevehere se alió con Grabois para irritar a sus hermanos. — N&P

Hay mezclas raras y peligrosas en el Universo. Veamos algunos ejemplos: sandía con vino tinto, jamás; un Montesco y un Capuletto, imposible; Diego Maradona y Gianni Infantino, ni en sueños. Con esta tesitura, imaginar una alianza entre la hija mujer de una familia patricia de la zona núcleo, y un representante de la clase media acomodada porteña que se "cheguevarizó", dejó el carnet de OSDE y se fue a vivir a la Villa 21 donde organizó grupos piqueteros antisistema, parece un ejercicio imposible.

Hasta ahora.

Este jueves, Dolores Etchevehere denunció a sus hermanos Luis Miguel (ex presidente de la Sociedad Rural y ex ministro de Agricultura de Mauricio Macri)Sebastián y Juan Diego, por varios delitos. Pero eso no sería lo inusual. Además, con la clara intención de profundizar la afrenta familiar, se abrazó a Juan Grabois para crear el "Proyecto Artigas", con el fin de destinar a los campesinos el 40% de las tierras como reparación histórica, que les corresponderían por herencia.

La denuncia de la mujer recayó en el Juzgado Criminal y Correccional en lo Federal Número 3 de Entre Ríos. En el expediente, lo que expone es una denuncia contra sus hermanos por "extorsión".

El tema no es nuevo. Dolores viene acusando a sus hermanos desde 2009 -tras la epopeya de la 125- por actividades delictivas como corrupción, violencia e impunidad, administración fraudulenta, explotación laboral y lavado de dinero, entre otros delitos.

Cuando Luismi se convirtió en el ministro de Agricultura macrista, las causas por investigación se paralizaron. Dolores había denunciado en su momento los movimientos fraudulentos realizados por sus hermanos en la Justicia federal, pero la causa nunca avanzó. "Surgen varias inconsistencias que permiten sostener que el grupo investigado habría simulado la celebración de una serie de préstamos a favor de la firma Construcciones del Paraná S.A. con el único propósito de vaciar económica y patrimonialmente a la empresa S.A. Entre Ríos, lo que ocasionó un grave perjuicio económico a una de sus socias, la denunciante Dolores Etchevehere", decía la denuncia.

El caso tomó revuelo público y el propio Luismi declaró que "un grupo armado, liderado por Facundo Taboada, ingresó por la fuerza y usurpó en Entre Ríos un campo propiedad de Las Margaritas SA en nombre de Juan Grabois. Se denunció el hecho en la fiscalía de La Paz, a cargo del fiscal Dr. Óscar Sobko".

A los pocos minutos, salió Grabois a responderle: "Miente. Usted intentó robar los campos a su hermana con su poder e impunidad. Le salió mal. Su hermana sin otra arma que el código civil ejerce ahora el uso y goce de sus derechos hereditarios para realizar un proyecto agreocológico. Usted pagará sus delitos. Lo veré en tribunales".

Karay Guazú de la pampa entrerriana

¿Qué pito toca el hippie sin OSDE en esta historia de terratenientes y hermanos traidores? Grabois es el principal impulsor del "Proyecto Artigas". Se trata de un despliegue jurídico y estratégico donde "se acompaña a Dolores Etchevehere en el ejercicio de sus derechos hereditarios a partir de la posesión pacífica de una parte de sus bienes".

La iniciativa es acompañado por el movimiento Frente Patria Grande. Lo que se busca es que a Dolores se le reconozca su derecho hereditario, y en consecuencia, donará un 40% de las tierras a modo de reparación histórica con los campesinos.

"Dolores comenzó a investigar las maniobras fraudulentas de sus hermanos en lo que respecta a los bienes heredados, pero encontró todo tipo de defraudaciones a ella, a terceros, y al propio Estado. Lleva once años de investigación y denuncia en la Justicia sin ningún resultado positivo", describe la organización.